persona sentada con el ordenador apoyado en la mesa escribiendo en el teclado
¿Cómo ayuda el SEO a potenciar tu marca?
25 mayo, 2020
Qué es el remarketing y cómo funciona
2 junio, 2020

¿Qué es el retargeting y por qué debes incluirlo en tu estrategia?

 

El retargeting es algo cambiante y cada vez más complejo.

El retargeting es una técnica de marketing digital  con la que podemos potenciar nuestra marca y sacar grandes beneficios. Por eso, te contamos a continuación qué es y cómo hacerlo.El retargeting es algo cambiante y cada vez más complejo. Pero, esencialmente, se basa en impactar con publicidad a los usuarios que, en ocasiones previas, ya han interactuado con nosotros. Por ejemplo, que han visitado nuestra página web. Y es que ese ejemplo es de los más comunes en retargeting, pero también puede ser que han abierto nuestros emails.

Esta técnica nos permite intentar que, esos usuarios a los que hemos impactado en varias ocasiones, avancen por el embudo de conversión, hasta llegar a convertirse en clientes fieles.

¿Cuáles son sus ventajas?

Las ventajas del retargeting son su capacidad de segmentación y el branding específico.

Quizás lo más característico del retargeting es la capacidad de segmentación que nos ofrece. Podemos orientar los anuncios en función de la conducta de cada usuario.

También nos permite hacer un branding muy específico, porque podemos conocer mejor la idea que tienen todos los usuarios de nuestra marca.

Además, nos dará un ROI muy alto. Ésto se debe a que las campañas, aunque se dirijan a una audiencia muy limitada, es una audiencia muy interesada. Se suele decir que en estas campañas, el retorno de la inversión es de un 300%.

Y no solo esto, sino que también se reforzarán todas las etapas del embudo de conversión, ya que podemos impactar al usuario varias veces en su trayectoria.

¿Cómo hacer una campaña para nuestra agencia?

Cómo hacer una campaña de retargeting para nuestra agencia: la configuraremos por distintas etapas, así conseguiremos una mejor planificación de la estrategia y no saturaremos al usuario.

Lo ideal a la hora de hacer una campaña de retargeting es configurarla por distintas etapas. Así, conseguiremos una mejor planificación de la estrategia y no saturaremos al usuario.

Marcarse objetivos

Dado que toda la campaña irá en torno a estos objetivos, este es uno de los pasos más importantes. Qué queremos conseguir y qué queremos trabajar con cada modelo publicitario.

Segmentar y dividir las campañas

Hay que hacer esto en nuestras campañas de retargeting, ya que no se puede tratar a todos los clientes de la misma manera. De esta manera, conseguiremos comunicaciones mucho más personales, ajustadas a las necesidades de cada usuario.

Algunas características que hacen a los clientes diferentes son la cantidad de tiempo que pasa en nuestra web, cuántas páginas ha visto y cuáles, cuánto tiempo en cada una de ellas… Con datos similares, encaminaremos nuestra campaña personalizada.

Entonces tendremos distintos grupos de anuncios segmentados, para los que podemos hacer diferentes llamadas a la acción, con enlaces que lleven al usuario a una landing page concreta.

Como hemos segmentado a nuestra audiencia, tenemos la ventaja de dividirla en grupos con determinados comportamientos. Así, podremos crear experiencias más potentes destacando productos o servicios que sabemos con certeza que los usuarios visitaron en algún momento.

Recordatorios

El tráfico que tendrán nuestros clientes llevará a carritos abandonados. Por ello, tan pronto como se marchen, hay que recordarles los productos o servicios que más interés han generado en ellos. Otra manera de convertir.

Además, tenemos que ajustar nuestra estrategia de retargeting, disminuyendo la cobertura de frecuencia y el trabajo sobre los clientes que no convierten. Y centrarnos en nuestro tráfico más potente, focalizando ahí nuestra inversión.

Contenidos de valor

Aunque la venta sea una de nuestras prioridades como empresa, tenemos que enfocar nuestra campaña en aportar contenidos de valor. Es una vía menos intrusiva que genera engagement, es decir, que aumentará los clics a nuestras landing pages.

Además, así se consigue la imagen de solidez en la marca y nos situamos en el top of mind de los potenciales clientes.

Límites de frecuencia

El retargeting, aunque cuenta con numerosas ventajas, puede volverse en nuestra contra. Puede ocurrir que saturemos al cliente y que éste, interesado en nosotros en un principio, acabe detestándonos y a nuestro producto también.

Los límites de frecuencia nos permitirán fijar un límite de número de veces que un anuncio específico aparece a cada usuario. Claro que esta frecuencia siempre tiene que estar basada en nuestros objetivos y en la etapa del ciclo de compra donde el cliente se encuentre. Se recomienda exponer al usuario a un máximo de 17 o 20 anuncios al mes.

Canales a explotar

Lo ideal es estar presente en muchos canales, así diversificamos el riesgo. Podemos utilizar redes sociales, email o banners, entre muchos otros. Tenemos que trabajar con aquellos canales que van a impactar a nuestro target sí o sí, por lo que necesitamos saber cuáles son los que más consumen.

Además, estos canales tienen que ser gestionados de una forma adecuada. Así que una plataforma que integra todos los canales es una gran opción para que podamos controlar todo de manera más sencilla.

Pruebas A/B

Es otra de las maneras de optimizar nuestra campaña de retargeting. Una manera muy sencilla de comprobar qué anuncios funcionan, cuáles no, cuáles llaman más la atención, etc. Hay muchas variables que entran en juego y por las que hacer este tipo de pruebas. Necesarias para descubrir qué anuncios son más eficaces y cuáles se ajustan más a nuestros objetivos.

Creatividades

Igual que se nos quitarían las ganas de ir al cine si siempre están las mismas películas, nuestros clientes tienen que ver creatividades diferentes en nuestros anuncios. No solo distintas, también adaptadas. Creando curiosidad o llamando su atención, pero tenemos que hacer que los usuarios tengan ganas de saber de nuestra marca.

Por eso, en vez de publicitar lo mismo cada semana, sería una buena idea cambiar algunos de los anuncios para despertar el interés de los clientes nuevos que nos visitan.

Medición

Esto es muy importante para valorar los resultados. Hay que elegir las métricas de retargeting que se adecúan a nosotros, ya sea CPM, CPC, CPA o CTR. Unificaremos los criterios de medición para evitar conflictos entre las maneras de medir de las diferentes plataformas.

Elegiremos el modelo de atribución en Google Analytics que dará el valor de la conversión: de última interacción, de último clic indirecto, de primera interacción, lineal, de deterioro de tiempo o según la posición.

Español