pantallazo de ordenador con la home de facebook
¿Cómo funciona Facebook Ads?
2 junio, 2020
SEO para imágenes ¿por qué es importante?
6 junio, 2020

Diferencias entre SEO y SEM

SEO y SEM son herramientas de marketing online muy útiles para nuestra empresa. Son dos maneras de posicionarse que, a menudo, se confunden. Así que te contamos a continuación qué son cada una, sus diferenciar y cómo incluirlas en nuestra estrategia digital.

Diferencias entre SEO y SEM, qué son: posicionamiento SEO, o Search Engine Optimization, es el conjunto de técnicas que se ponen en práctica en una página web para mejorar su posición en los resultados de búsqueda de manera natural. Y posicionamiento SEM, o Search Engine Marketing, es el conjunto de prácticas en una página web por el que se obtiene mayor visibilidad en los buscadores, por medio de campañas de publicidad.

Qué son

Posicionamiento SEO, o Search Engine Optimization, es el conjunto de técnicas que se ponen en práctica en una página web para mejorar su posición en los resultados de búsqueda de manera natural.

Posicionamiento SEM, o Search Engine Marketing, es el conjunto de prácticas en una página web por el que se obtiene mayor visibilidad en los buscadores, por medio de campañas de publicidad. Es decir, son los resultados de pago del buscador. El anunciante paga cada vez que un cliente hace clic en el anuncio, a cambio de aparecer posicionado en las primeras búsquedas.

Es decir que, mientras el SEO mejora la visibilidad de la página web de una manera orgánica, el SEM lo hace mediante anuncios de pago en las páginas de resultados.

Coste

Esto hace que el coste del SEM sea CPC o coste por clic. Pero en el SEO no hay ningún coste extraordinario por cada visita a nuestra página web. Aunque eso no lo hace más barato, puesto que se requiere mucho tiempo y trabajo para que sea efectivo. En definitiva, el SEM es más caro a corto plazo que el SEO, pero a medio y largo plazo más barato.

Resultados

Igual que para hablar del coste en SEM y SEO el tiempo tiene un papel muy importante, al hablar de resultados sucede lo mismo. Y es que a corto plazo una campaña SEM puede impulsar nuestras ventas, ya que nuestra web aparecerá en los primeros resultados de búsqueda inmediatamente. En cambio, no ocurre lo mismo con una campaña SEO. Lo habitual es conseguir buenos resultados con un mínimo de seis meses. Entonces, podremos ver cómo mejora el posicionamiento orgánico de nuestra web. Porque no solo se necesita publicar contenido constantemente, ni proporcionar una gran experiencia al usuario. Google requiere tiempo para conocer la página web y, posteriormente, posicionarla.

Por todos estos motivos, no hay que dar de lado a ninguno de los dos posicionamientos. Es necesario trabajar conjuntamente con SEO y SEM..

¿Cómo incluirlo en nuestra estrategia digital?

SEO

Diferencias entre SEO y SEM, cómo incluirlo en nuestra estrategia digital, SEO: el primer paso es crear un buyer persona.

1. Crear un buyer persona

El primer paso para incluir el posicionamiento SEO en nuestra estrategia digital es crear un buyer persona que se adecúe a nuestra empresa. Se trata de la representación más o menos ficticia de nuestro cliente ideal. De esta manera, comprenderemos mejor a nuestros usuarios y a relacionarnos con ellos como si se tratara de seres humanos reales

Este buyer persona lo crearemos basándonos en la investigación que llevemos a cabo, como encuestas o entrevistas a nuestro público objetivo. Lo ideal en la etapa inicial de nuestra estrategia es recurrir a nuestra base de clientes actual, es decir, aquellos que ya han comprado nuestros productos o servicios previamente.

Algunas preguntas que podemos hacer a nuestro target en las encuestas o entrevistas son datos demográficos, como nombre, edad, sexo, educación o estado civil. También acerca de sus objetivos y retos a corto, medio y lago plazo, tanto en el ámbito personal como en el profesional. Podemos preguntar por su rutina diaria, qué medios de comunicación consume y cualidades y debilidades.

2. Identificar palabras clave

El segundo paso es identificar palabras clave. Podemos organizarlas por categorías o servicios, en orden de importancia. Algunas herramientas que podemos usar con Google Trends o Google Adwords (en esta última, usaríamos el Keyword Planner). Con estas plataformas, sabremos qué está buscando la gente en Google y las palabras o frases más buscadas en función de cada país e idioma. Y estas palabras clave habrá que utilizarlas en los textos, categorías o metadescripciones.

3. Analizar la competencia

El tercer paso es analizar la competencia. Es decir, ver cuáles son las empresas con autoridad en las búsquedas donde queremos aparecer. Hay alguna herramienta, como puede ser Screaming Frog, que nos ayuda a descubrir las palabras que usa la competencia y cómo estructura su contenido. Una manera sencilla de analizar nuestra competencia y, por tanto, facilitar nuestra estrategia.

4. Imágenes

El cuarto paso son las imágenes. Hay que tener en cuenta sus títulos y textos alternativos, que tendrán que incluir la palabra clave. También, el peso de la imagen, ya que incluirá en el tiempo de carga del sitio web.

5. Arreglar los enlaces rotos

El quinto paso es arreglar los enlaces rotos. Son aquellos que dan error y no permiten ver su contenido al usuario. Lo que conseguimos arreglándolos es que no dañen todo el esfuerzo que hemos puesto en el posicionamiento SEO. Y es que los enlaces rotos harían que nuestros usuarios no quisieran visitar otras páginas de nuestra web. Por tanto, pasarían menos tiempo ahí, y Google asumiría que estamos dando una mala experiencia al usuario, bajando nuestro posicionamiento web.

6. Fortalecer nuestro contenido

El sexto paso es fortalecer nuestro contenido. Éste tiene que ser creativo, útil y original. Lo ideal es crear este contenido pensando en nuestro buyer persona, en qué quiere saber y qué le podemos aportar. El tono tendrá que corresponder con nuestra marca y ser amigable, y habrá que dar ejemplos. Lo recomendable es escribir textos en torno a las mil palabras. También hay que tener en cuenta que nuestro sitio web se adapte a cualquier dispositivo, como móvil u ordenador. De lo contrario, Google nos penalizará.

7. Analizar y medir la estrategia SEO

El séptimo y último paso es analizar y medir nuestra estrategia SEO. Hay algunas herramientas gratuitas, como Google Search Console, que nos ayudará a analizar, optimizar y verificar el estado de nuestra página web en los buscadores. Además, nos enseñará los errores que Google ve al leer nuestra web, para poder resolverlos. Otra herramienta gratuita es Google Analytics, que no puede faltar en nuestra estrategia. Analizará nuestro tráfico online, determinando nuestras métricas de marketing. Así, podremos evaluar nuestro posicionamiento teniendo en cuenta el número de sesiones, usuarios nuevos y recurrentes, tráfico por canal, etc.

Y está claro que aquí no acaba todo. Porque hay que tener paciencia y dedicación con una estrategia SEO. Por lo menos hay que desarrollar un plan de objetivos cada mes, especificando las técnicas que vamos a llevar a cabo.

SEM

Diferencias entre SEO y SEM, cómo incluirlo en nuestra estrategia digital, SEM: el primer paso es seleccionar las palabras clave.

1. Seleccionar las palabras clave

En primer lugar, hay que seleccionar las palabras clave que nos hagan llegar a nuestro público objetivo. Así, encauzaremos bien nuestra campaña. Estas palabras clave las elegiremos en base a búsquedas relacionadas con nuestra marca, genéricas sobre el producto o el sector, etc. Aunque elegir muchas y muy diferentes palabras clave nos hará llegar a más público, puede hacer que la rentabilidad de la campaña disminuya.

2. Analizar la competencia

En segundo lugar, hay que analizar la competencia. Con esto veremos cuáles son las palabras clave que utilizan y qué anuncios hacen. En este paso también habrá que monitorizar el coste de las pujas, para asegurarnos el buen posicionamiento de nuestros anuncios. Aunque esto dependerá de nuestra estrategia y presupuesto.

3. Estructurar las campañas y los grupos de anuncio

En tercer lugar, hay que estructurar tanto las campañas como los grupos de anuncios. Siguiendo un criterio interno, porque externamente no se percibirá. Lo ideal es que esta organización siga el cómo está ordenado nuestro catálogo de productos. Ésto nos servirá para gestionar nuestra campaña y ser más eficientes.

4. Crear los anuncios

En cuarto lugar, es momento de crear los anuncios. Ya sean visuales o únicamente textuales, de ello dependerá que los usuarios hagan clic y, en consecuencia, lleguen a nuestra página web. Un anuncio que esté bien hecho hará que aumente el CTR o número de clics en nuestros enlaces.

5. Trabajar las landing pages

En quinto lugar, trabajaremos landing pages de calidad y relevantes, ya que éstas tienen mucha importancia en los usuarios. Por ello, tendrán que atraer a los clientes y resultarles valiosas.

6. Analizar los datos

En sexto y último lugar, hay que analizar los datos. Podemos hacerlo por medio de Google Adwords y Google Analytics, y ésto nos permitirá corregir aquello que está mal o lo que es mejorable. Y así, conseguir mejores campañas.

Español